Fiestas privadas: El encuentro con escorts, alcohol y diversión sin freno

El ocio tiene multitud de vertientes y unas de ellas son las fiestas privadas en las que lujo, alcohol y diversión son ingredientes principales.

Desde siempre, es conocida la atracción que este tipo de encuentros erótico-festivos ha despertado, sobre todo, en los hombres, que siguen siendo sus clientes potenciales. Hombres de alto standing a los que no les importa invertir unos cuantos miles de euros en disfrutar de unas copas, ya sea en compañía de una bella mujer o bien formando parte de una orgía.

Eso lo saben los clubes que organizan estas fiestas privadas y, en pro de que se mantenga esta tendencia, buscan reinventarse cada vez mejor para poder cumplir las expectativas que persigue el deseo más lujurioso de la figura masculina actual.

Erotismo entre la intimidad y el desenfreno

Como privadas que son, el anonimato cuenta con un papel importante en este tipo de fiestas, que se desarrollan en medio de un aura íntima, de luz tenue y, en ocasiones, entre máscaras, pues, en muchas de ellas, es requisito indispensable asistir con el rostro tapado con una máscara o un antifaz.

Junto a la identidad, la ubicación también puede ser ‘top secret’. Rara vez estos encuentros repiten escenario y su localización se comunica a los asistentes pocas horas antes de su celebración. En los últimos años, se ha puesto muy de moda alquilar castillos históricos para estos encuentros.

Escorts jóvenes y guapas

Entre los servicios más demandados, sigue destacando la presencia de chicas de compañía, también conocidas como escorts. Mujeres liberales que, por exigencia de los propios clientes, deben ser jóvenes y bellas. Los promotores las captan a través de agencias. Podemos encontrar escorts en Bilbao que luego son usadas como reclamos.

Las escorts suelen beneficiarse de regalos lujosos o viajes por parte de sus clientes, con, a veces, las premisas de que no pueden hablar ni marcharse a casa con ellos. En la mayoría de los casos, las chicas de compañía son las que marcan las reglas en estos encuentros.

Otras alternativas

Pero, como te hemos dicho, el negocio de las fiestas privadas masculinas busca nuevas vías de regeneración. Y, en ese intento por ofrecer algo que mejore lo ya establecido, de unos años a esta parte, las fiestas chemsex van tomando fuerza.

De origen americano, estas fiestas han llegado a Europa a través de Gran Bretaña. Nos ofrecen una opción de ocio nocturno para hombres, ya sean homosexuales o heterosexuales, que permite la posibilidad de mantener sexo de forma placentera y desenfreno. Las chemsex ya han comenzado a extenderse por España y conocemos algunos casos en Madrid y Barcelona.

En un tono más light que las chemsex encontramos las fiestas encuentros. Citas masculinas que tienen como escenarios unas viviendas particulares. El organizador abre las puertas de su casa a desconocidos a los que ofrece una suculenta cena con el fin de compartir la noche. Sin duda, otra alternativa con un buen aliciente para aquellos hombres que buscan salir de la rutina y hacer algo diferente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies